0

La dura experiencia de Pío XII

ROMA – Una vez más, la reputación del papa Pío XII está bajo escrutinio y es blanco de ataques. De hecho, tan indagatorios son los interrogantes y tan encendidas las discusiones sobre el pontífice de la Iglesia Católica Romana durante la Segunda Guerra Mundial que el Papa actual, Benedicto XVI, recientemente anunció que tal vez posponga la beatificación de Pío hasta que se abran y examinen los archivos del Vaticano para los años de guerra.

¿Por qué Pío XII es acusado con tanta frecuencia de haber sido casi un cómplice de la Alemania nazi cuando, durante su papado, la Iglesia Católica en Roma protegió y escondió a miles de judíos? Esta es una de las preguntas históricas más complejas de nuestros tiempos.

Durante varios años después del fin de la Segunda Guerra Mundial, Pío XII gozó de una gran popularidad, incluso dentro de la comunidad judía. La corriente cambió durante los años 1960, siendo la obra de Rolf Hochhuth The Deputy el punto de partida para el cuestionamiento encendido de la reputación de Pío.

Ahora bien, para entender cómo empezó a cuestionarse la reputación de Pío, debemos analizar la obra de Hochhuth dentro del contexto de las grandes insurrecciones sociales y culturales de los años 1960. La izquierda alemana quería modificar la interpretación de la historia alemana que fue el cimiento para la Alemania occidental democrática y capitalista creada por el canciller Konrad Adenauer. Esa interpretación consideraba los horrores del nacionalsocialismo de Hitler como una consecuencia de la abjuración de Alemania.