0

El sistema operativo que se robó la Navidad

Antes de pedir una nueva computadora con sistema operativo Windows, recordemos la vieja advertencia: “Ten cuidado con lo que deseas”.

En el mejor de los mundos, todos nos beneficiaríamos del llamado “efecto de red” que resulta cuando la mayoría de las personas utilizan el mismo software: todos podríamos comunicarnos con facilidad y enseñarnos mutuamente a utilizar el software de manera eficaz. Desgraciadamente, debido a que Microsoft utiliza el efecto red para maximizar sus ganancias y no para beneficiar a los usuarios, el mundo que nos ofrece no es el mejor.

Consideremos Vista, otro “gran” sistema operativo nuevo que Microsoft sacó a la venta este año junto con Office 2007. La primera persona que utilizó Vista en mi empresa fue nuestro vicepresidente ejecutivo. Estaba furioso. Vista y Office 2007 ya venían instalados en su nueva computadora Dell. Dell no preguntó: “¿Preferiría usted las versiones antiguas del sistema operativo y de MS Office que ya sabe usar?”. Así que nuestro vicepresidente obtuvo una computadora nuevecita que no sabía utilizar: las funciones habían cambiado y las combinaciones abreviadas del teclado eran diferentes.

Pensemos en el costo de productividad para millones de personas como él que se tendrán que adaptar al nuevo sistema. Además, sus colegas no podían leer los archivos de Microsoft Word que les enviaba en el nuevo formato “.docx”. Le pidieron que se los volviera a enviar con el antiguo formato “.doc” –que pudo no haber funcionado si él hubiera utilizado una nueva y extraña función de formateo.