0

Nicaragua: ¿otra crisis electoral a la vista?

Una vez más, Nicaragua enfrenta la posibilidad de una restauración sandinista. El país acudirá a las urnas el cinco de noviembre en una inédita elección con cuatro candidatos competitivos. Y la incógnita mayor es si Daniel Ortega, derrotado por un margen mayor del 10% en las últimas tres elecciones, volverá esta vez al poder.

Nicaragua está polarizada entre una minoría sandinista y una mayoría claramente antisandinista. Sin embargo el ex presidente Daniel Ortega tiene una posibilidad real de ganar.

A pesar de los esfuerzos conspicuos de la Administración Bush para unificar a la derecha, ésta acude dividida en dos fracciones. El ala tradicional, Partido Liberal Constitucionalista (PLC), controlada por el ex presidente Arnoldo Alemán, preso en su casa por corrupción, postula como candidato a José Rizo. El sector moderno, Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), lo encabeza el banquero Eduardo Montealegre con amplio respaldo del sector privado y del gobierno de Washington.

Pero el FSLN también ha sufrido una importante fractura, al surgir una nueva opción de izquierda democrática, un desprendimiento del sandinismo que ha logrado ganar apoyo entre los votantes independientes. Su candidato es el economista Edmundo Jarquín, un ex funcionario del BID experto en temas de gobernabilidad.