El próximo líder estadounidense

Cambridge – La campaña presidencial estadounidense concentra la atención de todo el mundo. El hecho de que los tres últimos candidatos incluyan a una mujer, un negro y un hombre de edad avanzada que frecuentemente ha desafiado a su propio partido indica que Estados Unidos, tras una pérdida de popularidad durante los años de la administración Bush, conserva la capacidad de reinventarse a sí mismo. Pero el próximo presidente tendrá que reconocer que la naturaleza del liderazgo también está cambiando.

La revolución de la información está transformando la política y las organizaciones. Las jerarquías se están haciendo más planas y los trabajadores del conocimiento responden a incentivos y propuestas políticas diferentes. Las encuestas muestran que hoy en día la gente es menos deferente con la autoridad en las organizaciones y en la política. El poder blando –la capacidad de obtener lo que se quiere mediante el convencimiento y no la coerción o el pago—está aumentando en importancia.

Incluso los militares se enfrentan a estos cambios. El Pentágono informa que los instructores del ejército estadounidense “dan menos gritos” porque la generación actual responde mejor a quienes desempeñan “un papel más parecido al de un consejero”. El éxito militar contra los terroristas y los insurgentes exige que los soldados convenzan, y no nada más que maten. Los teóricos del liderazgo hablan de “liderazgo compartido” y de “liderazgo distribuido”, y presentan imágenes de líderes en el centro de un círculo y no en la cima de una jerarquía.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/p0NcPDg/es;