0

¿Están perdiendo América Latina los Estados Unidos?

MADRID – Es un mantra que se escucha cada vez más en todo el mundo. El poder de los Estados Unidos está decayendo. Y en América Latina esto se constata más que en ningún otro lugar. La región ya no es considerada el “patio trasero” de los Estados Unidos, al contrario, presumiblemente el continente nunca ha estado ni tan unido ni tan independiente. Sin embargo, este punto de vista no refleja la verdadera naturaleza de la influencia estadounidense en América Latina y en otros lugares.

Es cierto que la atención de los Estados Unidos hacia América Latina ha disminuido en años recientes. El presidente, George W. Bush, estaba más concentrado en su “guerra global contra el terrorismo.” Su sucesor, Barack Obama, tuvo al parecer poco interés en la región, al menos en su primer mandato.

En efecto, en la Cumbre de las Américas que tuvo lugar en Cartagena en 2012, los dirigentes latinoamericanos se sintieron lo suficientemente seguros y unidos como para desafiar las prioridades estadounidenses en la región. Exigieron a los Estados Unidos levantar el embargo a Cuba, con el argumento de que había dañado las relaciones con el resto del continente, y hacer más para combatir el uso de drogas en su propio mercado mediante educación y trabajo social, en lugar de suministrar armas para luchar contra los capos de la droga en América Latina –batalla que todos piensan ha sido un total fracaso.

También es cierto que los países latinoamericanos han diversificado enormemente las relaciones económicas más allá de la influencia estadounidense. China es ahora el segundo socio comercial más grande de América Latina y rápidamente está alcanzando a los Estados Unidos. India está mostrando un fuerte interés en la industria energética de la región y ha concluido acuerdos de exportación en el sector de defensa. Irán ha fortalecido sus vínculos económicos y militares, en especial con Venezuela.