0

La nueva Doctrina Bush

El segundo discurso de toma de posesión del Presidente Bush planteó una visión ambiciosa del papel de los Estados Unidos en la promoción de la causa de la libertad en todo el mundo, lo que alimenta las especulaciones sobre el curso que tomará la política exterior del país en los próximos cuatro años. Por ello, las ideas expresadas en el discurso de Bush merecen una reflexión seria.

"La política de Estados Unidos es buscar y apoyar el crecimiento de los movimientos y las instituciones democráticas en toda nación y cultura", declaró Bush, "con el objetivo final de acabar con la tiranía en nuestro mundo".

Hace un reconocimiento a la diplomacia al asegurar que el cumplimiento de esa misión "no es principalmente labor de las armas, aunque defenderemos a nuestros amigos y a nosotros mismos por la fuerza de las armas cuando sea necesario". Igualmente, Bush reconoce que los extranjeros no pueden imponer la libertad a los pueblos. En cambio, "La libertad, por su naturaleza, debe ser elegida y defendida por los ciudadanos y mantenida mediante el Estado de derecho y la protección de las minorías".

Por último, acepta la diversidad, pues "cuando el alma de una nación se expresa por fin, las instituciones que surgen pueden reflejar costumbres y tradiciones muy distintas de las nuestras. Los Estados Unidos no impondremos nuestro propio estilo de gobierno a quienes no lo quieren. Nuestra meta es ayudar a otros a encontrar su propia voz, alcanzar su libertad y seguir su camino".