Una nueva ojeada al Estado-nación

Se ha puesto de moda afirmar que el Estado-nación ha perdido su lugar. Se dice que la globalización significa que las naciones ya no controlan sus propios asuntos. Se deben unir a otras, como en la Unión Europea o la ASEAN o el Mercosur, y deben apoyarse cada vez más en instituciones globales como las Naciones Unidas, el Banco Mundial y la Organización Mundial del Comercio.

Pero esa opinión es riesgosa. En efecto, al analizarla cuidadosamente resulta ser dudosa, si no es que sencillamente equivocada. El Estado-nación con sus puntos fuertes y sus debilidades está vivo y sano.

Para empezar con sus puntos fuertes, el Estado-nación sigue siendo el único espacio político en el que prospera la constitución de la libertad. Las credenciales democráticas de organizaciones como la UE son dudosas y en el caso de las Naciones Unidas y otras instituciones mundiales están totalmente ausentes. Además, a pesar de la frecuente búsqueda de nuevas identidades, ya sea la europea, la latinoamericana u otras, y de muchas referencias a un nuevo cosmopolitanismo o incluso una "sociedad civil mundial", la mayoría de la gente se siente en casa en su propio país -el Estado-nación del cual son ciudadanos.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/WDcy3tL/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.