El mito de la media luna chiíta

AMÁN – Recientemente, el Viceprimer Ministro de Israel, Shaul Mofaz, pronunció un claro veto sobre una de las cuestiones clave para el proceso de paz de Medio Oriente. Devolver las Alturas del Golán a Siria le daría a Irán un punto de apoyo en la frontera israelí y por lo tanto sería no sólo ingenuo políticamente sino irracional.

La declaración de Mofaz es sintomática de una percepción que ya está profundamente arraigada no sólo en Medio Oriente sino también en Estados Unidos. Es la idea de que un Irán hegemónico trata de dominar la región mediante una serie de intermediarios chiítas. Se cree que esta quinta columna iraní se extiende desde Beirut vía Damasco y Gaza hasta Bagdad y desde Irán hasta Arabia Saudita y Yemen. Se dice que los recientes enfrentamientos armados entre Hezbollah y el gobierno libanés son una señal más del alcance de la hegemonía de Irán.

Irónicamente, esta percepción le da a Israel algunos aliados inesperados. El Presidente Hosni Mubarak de Egipto afirma que los chiítas “siempre son fieles a Irán”, mientras que el Rey Abdullah de Jordania ha acuñado un axioma sobre el crecimiento de la “media luna chiíta”. Se alega que este “auge de los chiítas” y la resultante división entre sunitas y chiítas está creando una brecha creciente en la región.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/qDJR2Jj/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.