El mito de la meritocracia china

CLAREMONT (CALIFORNIA) – A veces los escándalos políticos desempeñan una función valiosa en la limpieza de gobiernos. Destruyen las carreras políticas de las personas de carácter dudoso. Más importante es que pueden echar por tierra mitos fundamentales para la legitimidad de algunos regímenes.

Así parece ser en el caso de Bo Xilai en China. Un mito político duradero que se hundió junto con Bo, el ex jefe del Partido Comunista del municipio de Chongqing, es el de que el gobierno del partido se basa en la meritocracia.

En muchos sentidos, Bo personificó el concepto chino de “meritocracia”: muy instruido, inteligente, sofisticado y encantador (principalmente para los ejecutivos occidentales), pero, después de su caída, surgió un panorama muy diferente. Aparte de su supuesta participación en diversos delitos, se dijo que Bo era un apparatchik despiadado, con un ego desmesurado, pero sin verdadero talento. Su ejecutoria como administrador local fue mediocre.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/edyIgz8/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.