La guerra civil de los musulmanes

¿Es hoy la división entre chiíes y suníes en el Oriente Próximo más profunda que el antagonismo entre Israel y los árabes? Se podría pensar eso, dada la respuesta de algunos gobiernos árabes a la decisión de Hizbulah de atacar a Israel. Incluso en momentos que las bombas israelíes caían sobre Beirut y Tiro, Arabia Saudita, quizás el país árabe musulmán más conservador de todos, condenó abiertamente las acciones de Hizbulah, que es una organización shií, por instigar el conflicto con Israel. Nunca antes en la historia del conflicto árabe-israelí un estado que se considera líder de los pueblos musulmanes árabes había respaldado a Israel tan abiertamente.

Más aún, el quiebre de Arabia Saudita con Hizbulah no es algo aislado. Egipto y Jordania también han condenado categóricamente a Hizbulah y a su líder, el jeque Hassan Nasrallah, por su falta de responsabilidad.

¿Qué hay detrás de esta sorprendente actitud? ¿Estamos presenciando un cambio fundamental en las relaciones entre el nacionalismo árabe y el sectarismo islámico? ¿Está Arabia Saudita más preocupada y atemorizada ante el Islam chií que comprometida con la unidad árabe y la causa palestina?

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/Z1R0CVS/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.