0

La revolución feminista de Oriente Medio

OXFORD – Entre los estereotipos occidentales más prevalecientes sobre los países musulmanes están aquellos que tienen que ver con las mujeres musulmanas: de ojos grandes e inocentes, cubiertas con un velo, sumisas, exóticamente silenciosas, habitantes vaporosas de harems imaginados, encerradas detrás de rígidos roles de género. Ahora bien, ¿dónde estaban estas mujeres en Túnez y Egipto?

En ambos países, las manifestantes mujeres no tenían nada que ver con el estereotipo occidental: estaban al frente y en el centro, en videos de noticias y en foros de Facebook, y hasta entre los cabecillas. En la Plaza Tahrir de Egipto, voluntarias mujeres, algunas acompañadas por niños, trabajaron tenazmente para respaldar a los manifestantes –ayudando con la seguridad, las comunicaciones y el refugio-. Muchos comentaristas le atribuyeron a la gran cantidad de mujeres y niños el notable espíritu pacífico generalizado de los manifestantes frente a las graves provocaciones.

Otros reporteros ciudadanos en la Plaza Tahrir –prácticamente todos los que tenían un celular se convirtieron en eso, en reporteros ciudadanos- observaron que las masas de mujeres involucradas en las protestas eran demográficamente inclusivas. Muchas usaban pañuelos y otras señales de conservadurismo religioso, mientras que otras se deleitaban con la libertad de poder besar a un amigo o fumar un cigarrillo en público.

Pero las mujeres no sólo ejercían el papel de trabajadoras de apoyo, el rol habitual al que son relegadas en los movimientos de protesta, desde aquellos en los años 1960 hasta los disturbios estudiantiles recientes en el Reino Unido. Las mujeres egipcias también organizaron, se ocuparon de la estrategia e informaron sobre los acontecimientos. Bloggers como Leil Zahra Mortada asumieron serios riesgos para mantener al mundo informado diariamente sobre lo que acontecía en la Plaza Tahrir y otras partes.