La formación de los grandes comunicadores

CAMBRIDGE – Quizás el ejemplo más notable de liderazgo basado en la capacidad de comunicarse sea Barack Obama, que ha dado tres veces la cantidad de entrevistas que George W. Bush y ha sostenido cuatro veces más conferencias de prensa que Bill Clinton en esta etapa de sus respectivas presidencias. Algunos críticos ahora se preguntan si, a fin de cuentas,  tanto hablar es algo bueno.

Todos los líderes inspiradores se comunican con eficacia. A menudo, Winston Churchill atribuía su éxito a su buen dominio del idioma inglés. Los antiguos griegos tenían escuelas de retórica para afinar sus destrezas ante las multitudes de las asambleas. Cicerón dejó su marca en el Senado Romano tras estudiar oratoria.

Las buenas habilidades retóricas ayudan a generar poder blando. Woodrow Wilson no fue un estudiante brillante de niño, pero estudió oratoria por sí mismo porque consideraba que era esencial para un líder. Martín Luther King se benefició de crecer en una tradición religiosa afroamericana de gran riqueza de ritmos de la palabra hablada. Clinton fue capaz de combinar cierta teatralidad con historias narrativas y una habilidad general de comunicar argumentos. Según su equipo, a lo largo de su carrera ha desarrollado y mejorado esta característica de manera gradual.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/8kiWAbI/es;