Los límites de la democracia

La elección del militante y hasta ahora extraparlamentario grupo Hamas en los territorios palestinos nos recuerda lo que la democracia no puede lograr. En un Estado democrático más asentado nadie se asombra de que su propio bando no gane. La democracia consiste en la competencia entre partidos y, a no ser que constituyan una "gran coalición", no pueden ganar todos, pero, ¿y si los vencedores de una elección no tienen intención de respetar las normas que forman parte del proceso democrático?

Recordamos a Hitler, que, pese a que su partido consiguió poco menos del 50 por ciento de los votos, pudo basar su "toma del poder" en una mayoría parlamentaria. Más recientemente, las elecciones en los países poscomunistas de Europa han llevado al poder a grupos cuyas credenciales democráticas son dudosas, por no decir algo peor.

No pretendo comparar a Hamas con ninguna de esas fuerzas políticas. No obstante, debemos hacernos preguntas sobre un movimiento vencedor con no pocos de sus miembros electos presos en cárceles israelíes y otros que probablemente no obtendrán el permiso para entrar en el país en el que fueron elegidos, por lo que el nuevo parlamento no podrá funcionar adecuadamente.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/7a0qrbd/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.