Las elecciones defectuosas de los Estados Unidos

PRINCETON – Sin duda muchas personas en todo el mundo, si no es que la mayoría, sintieron alivio porque el presidente estadounidense, Barack Obama logró reelegirse. La BBC realizó una encuesta  en 21 países y los resultados mostraron una fuerte preferencia por Obama casi en todos lados excepto en Pakistán. Sin embargo, la alegría por la victoria de Obama no debe impedirnos ver que estuvieron ausentes una serie de puntos de referencias éticos para unas elecciones democráticas.

De acuerdo con el Centro para una Política Responsable con sede en Estados Unidos, el gasto en las elecciones –para Presidente y Congreso, incluido el gasto de grupos externos así como de los candidatos y sus partidos políticos– se calcula rebasó los 6 mil millones de dólares. Ello significa que estas elecciones de 2012 han sido las más caras de la historia de los Estados Unidos.

Una gran parte del gasto la dedicaron ambos partidos a neutralizarse entre sí. Esto solo beneficia a las agencias de publicidad y los medios de comunicación, a nadie más, tampoco a los partidos ni a los espectadores, que se ven abrumados con infinidad de anuncios, sobre todo si viven en estados altamente divididos y disputados. Es difícil pensar que, por ejemplo, unos 200 millones de dólares no habrían sido suficientes para informar adecuadamente al electorado sobre las políticas de los candidatos.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/8mHtGGU/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.