0

La Izquierda está en las calles

PARÍS – Los disturbios que han arrasado a Grecia pueden tener muchas causas, pero una que raras veces se menciona es la fractura de la izquierda griega entre el partido socialista tradicional PASOK de George Papandreu y una fracción cada vez más radicalizada que rechaza avenencia alguna con la Unión Europea ni con la economía moderna. Esa división, en diferentes grados, está paralizando a los partidos socialistas de toda Europa.

Que la izquierda tradicional resulte tan inerte en plena crisis económica actual resulta más que extraño. En lugar de prosperar con las nuevas dudas sobre el capitalismo, los partidos socialistas de Europa no han logrado avances políticos importantes. En los países en los que ocupan el poder, como, por ejemplo, España, son ahora muy impopulares.

En los casos en que se encuentran en la oposición, como en Francia y en Italia, están en retirada, como los socialdemócratas de Alemania, pese a formar parte de la Gran Coalición gobernante. Ni siquiera los socialistas, desalojados del poder, de Suecia, el partido dominante del país durante un siglo, han capitalizado la crisis. El Reino Unido puede ser la excepción, aunque el Partido Laborista partidario del mercado, moldeado por Tony Blair, puede que haya dejado de contar como partido de izquierda.

Los socialistas europeos han fracasado a la hora de abordar la crisis convincentemente por sus divisiones internas. Todos esos partidos, anticapitalistas de nacimiento, llegaron (en mayor o menor medida) a aceptar la libertad de mercado como fundamento de la economía.  Además, desde 1991 y el desplome del sistema soviético, la izquierda ha carecido de un modelo claro con el que oponerse al capitalismo.