El último show del gobierno argentino

SANTIAGO – Lo único peor que una mala película es una mala película repetida. Al nacionalizar el gigante petrolero YPF, Argentina nos ha hecho presenciar un episodio de nacionalismo económico demasiado conocido. Ya hemos visto este espectáculo, y no termina nada de bien.

Comencemos con la escandalizada (como era de esperar) reacción de los empresarios y políticos conservadores, que insisten que después de esta expropiación nadie volverá a invertir en Argentina. Falso, como también lo fueron las afirmaciones anteriores de que nadie volvería a prestar al país tras su enésimo impago de la deuda. Como nos recuerda P.T. Barnum, cada minuto nace un ingenuo; seguro que casi tan seguido nace uno que va a ser rescatado por su gobierno si presta en exceso.

Lo que está en juego cada vez que los gobiernos argentinos caen en el populismo no es el destino de los inversionistas extranjeros, sino el de los ciudadanos de Argentina. El populismo y el nacionalismo económico han empobrecido a los argentinos al menos desde los años 40, y esta vez no será distinto.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/6MDAJCI/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.