La inevitabilidad de la democracia china

Hace 15 años, Fang Hongin protestaba en la Plaza Tiananmen. Años después, en Beijing, dirigía uno de los programas más populares de TV, donde cada semana ponía a prueba los límites de la indulgencia de las autoridades. Actualmente dirige TV Dragón, la principal televisora de Shangai, y de los rascacielos de la ciudad cuelgan anuncios con su rostro.

Hu Shuli pertenece a la misma generación: la periodista a quien el Economist llama "la mujer más peligrosa de China" dejó su primer trabajo en la prensa del Partido para editar Caijng , una revista financiera que publica artículos sobre corrupción y desenmascara a empresarios y funcionarios públicos.

Sin embargo, sería un error interpretar estos experimentos con una prensa libre como signos de que la democracia en China está cerca. El Partido permite que Caijng revele la corrupción porque le ayuda a detener la enfermedad más grave del país. "El primer derecho civil es salir de la pobreza", dice Yongtu Long, uno de los negociadores de China en la OMC. "En 15 años hemos sacado a 200 millones de personas de la pobreza; 700 millones de chinos actualmente tienen acceso a la electricidad, un lujo desconocido hace 15 años. Por eso nuestra prioridad es el crecimiento. Francamente todo lo demás es menos importante".

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/0dLYfBS/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.