0

El momento del FMI

WASHINGTON, DC – El mundo se encuentra en una crisis financiera sin precedentes que afecta a todos los países. Se han tomado medidas coordinadas, únicas en tamaño y alcance, para restablecer la confianza y limitar el daño causado a la economía mundial. El Presidente George W. Bush ha invitado a los líderes mundiales a una cumbre en Washington el 15 de noviembre para diseñar una nueva arquitectura financiera que pueda evitar que crisis como ésta vuelvan a ocurrir. El Fondo Monetario Internacional, la única institución global con el mandato de proteger la estabilidad financiera, puede desempeñar un papel central.

La reforma de la arquitectura financiera internacional se debe centrar en una mejor supervisión financiera, más transparencia en los mercados financieros, un sistema eficaz de advertencia temprana de crisis financieras, y una mejor coordinación de las políticas internacionales.

La crisis ha dejado en claro que no es suficiente la supervisión nacional de los bancos que pueden operar a nivel global. Las insuficiencias normativas han causado efectos de derrame sobre otros países. No hubo mecanismos de solución de crisis para ese tipo de bancos. Claramente, es necesaria la coordinación internacional de las iniciativas de regulación.

Además, más transparencia implica un acuerdo internacional acerca de las estructuras de incentivo en el sector financiero que desestimulen la toma excesiva de riesgos.  Se pensó por demasiado tiempo que las innovaciones financieras promoverían el desarrollo económico y ayudarían a dispersar el riesgo. Sin embargo, a medida que los productos financieros se volvieron más complejos, nadie sabía quién asumía los riesgos.