4

Humanos híbridos

SINGAPUR – La elección de un nuevo papa siempre desata un debate sobre la tensión entre tradición y modernidad en la Iglesia Católica. Quizás más interesante sea la modernización en curso del idioma en el que se conducen esos debates: latín.

Si bien las doctrinas católicas han evolucionado lentamente, el vocabulario latín se ha expandido sostenidamente en los últimos años, lo que refleja la aparición de neologismos (palabras, usos y expresiones nuevos) que ha acompañado el papel cada vez más prominente de la tecnología en las vidas cotidianas de la gente. La incorporación de términos como telephonium albo televisifico coniunctum (telepresencia por video) y usus agonisticus medicamenti stupecfactivi (drogas que mejoran el rendimiento) ayudó a generar un resurgimiento de la educación en latín en Occidente, a pesar de una creciente competencia del mandarín.

De la misma manera, la capacidad del idioma inglés de producir y absorber neologismos es una razón importante por la que perdurará como la lengua franca del mundo. El Diccionario de Inglés de Oxford, hoy actualizado trimestralmente, revisó más de 1.900 entradas en su edición de marzo de 2011, y agregó nuevos términos, como "subdominio", "data-vigilancia" y “geoetiquetar.”

Los seres humanos utilizan el lenguaje para encontrarle sentido no sólo a conceptos específicos, sino también a movimientos científicos, sociales e históricos más grandes. Dado que la tecnología cambia la cara -y el ritmo- de estos movimientos, definir términos que capturen su impacto de amplio alcance en la vida humana se está tornando cada vez más importante.