Elie Wiesel Carolyn Cole/Getty Images

La humilde nobleza de Elie Wiesel

PARÍS – La historia comienza en un mundo que ya no existe, en las fronteras de Rutenia, Bucovina y Galitzia, lugares olvidados que fueron la gloria del Imperio de los Habsburgos y del judaísmo europeo. Setenta años después, todo lo que queda de ese mundo es palacios en ruinas, iglesias barrocas vacías y sinagogas arrasadas que nunca se reconstruyeron. Y ahora se quedó sin uno de sus últimos testigos: Elie Wiesel.

Wiesel sobrevivió a la aniquilación de ese mundo, y la transformó en un segundo nacimiento, para dedicar su vida, en temor y temblor, a la resurrección de los que perecieron. Eso es, en mi opinión, lo que se destaca en la vida del autor de La noche y Mensajeros de Dios.

En los años que siguieron a 1945, Wiesel se codeó con los más grandes entre los grandes. Se granjeó la misma admiración, vasta, mundial, perdurable, que Yehudi Menuhin. Pero nunca dejó de ser ese yehudi, ese judío común y corriente, ese sobreviviente al que el corazón se le aceleraba al pasar por la aduana, en Nueva York o en París.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/L5CaXOg/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.