El rostro humano del cambio climático

Hace unas semanas en un periódico se describía un nuevo dispositivo inteligente. El aparato en cuestión extrae agua de la atmósfera y a cambio entrega un vaso de agua limpia y congelada. Es maravilloso lo que la tecnología puede ofrecerles a los ricos.

Sin embargo, no corren la misma suerte los millones de africanos que enfrentan la interrupción de las precipitaciones de las que dependen sus cultivos, su ganado y sus familias. En su caso, se puede esperar que el cambio climático traiga aparejadas tormentas más erráticas e inciertas, sin ninguna garantía de agua en el pozo, en el balde o en el campo.

El agua está en el corazón de la vida misma, ya sea para beber o lavar, para irrigar cultivos, para que abreve el ganado o para generar energía. Los que vivimos con un clima húmedo tendemos a maldecirlo, pero si enfrentáramos semana tras semana de sol ardiente sin ninguna perspectiva de nubes a la vista, estaríamos en serios problemas. Casi mil millones de personas en el planeta se las ingenian para vivir con una seria escasez de agua, y sus circunstancias muy probablemente empeoren con el cambio climático y la rápida urbanización.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/aDVDGGX/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.