Pedro Molina

Los fines ocultos de las altas finanzas

BERKELEY – Nadie pone en entredicho la utilidad de las “bajas” finanzas: la capacidad para usar cheques, billetes de banco y tarjetas de crédito, en lugar de tener que cargar con baúles de plata, balanzas y reactivos para comprobar su pureza y necesitar guardas armados a fin de proteger la plata y más guardas para vigilar a los anteriores, presenta eficiencias evidentes, como también la capacidad de las familias para recibir préstamos y prestar a fin de no verse obligadas a igualar los ingresos con los gastos todos los días, las semanas, los meses o los años.

Pero, ¿para qué sirven las “altas” finanzas?

Según la descripción tradicional de los economistas, las altas finanzas nos brindan tres tipos de utilidades. En primer lugar, permiten a muchos ahorradores aunar su riqueza para financiar grandes empresas que pueden lograr las eficiencias de escala que hace posibles la moderna industria con gran densidad de capital.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/I2GWjUS/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.