La hegemonía de los fondos de cobertura

La reciente volatilidad en los mercados globales de capital debería hacer vacilar a quienes dicen que los líderes alemanes, que vienen defendiendo una mayor transparencia en los fondos globales de cobertura, simplemente son malos perdedores. En particular, los estrategas políticos de Estados Unidos y Gran Bretaña dicen que el lamento alemán es una tontería y que los fondos de cobertura, junto con otras entidades financieras de la nueva era como las empresas privadas de inversiones, son innovadores clave en la economía global de hoy.

Este debate está en el primer plano de la globalización hoy en día, aunque todavía está empañado por una dosis saludable de egoísmo nacional. Siendo Nueva York y Londres los centros de las finanzas globales, Estados Unidos y Gran Bretaña tienen enormes ganancias en juego. De manera que les resulta conveniente minimizar la probabilidad de que los riesgos para el sistema financiero mundial se propaguen de manera más pareja que los beneficios.

Los líderes alemanes, en cambio, deben lidiar con un pueblo que es profundamente reacio al cambio rápido, en especial cuando se trata de recortes de empleos. Muchos trabajadores alemanes creen, como se lamentaba recientemente un sindicalista, que las adquisiciones son impulsadas por una filosofía de ampquot;comprar, devastar y tirarampquot;.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/kx21djn/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.