La sanación de Taiwán

BANGKOK – La semana pasada, un tribunal taiwanés sentenció a Chen Shui-bien, Presidente de Taiwán de 2000 al 2008, a cadena perpetua por corrupción.

Se demostró que Chen había robado millones de dólares de fondos públicos. No lo hizo solo. Su esposa (que también recibió cadena perpetua), sus hijos y otros parientes le ayudaron a esconder el botín oculto en cuentas en el exterior. La ex primera familia de Taiwán resultó ser una cueva de ladrones comunes.

Chen  y su Partido Democrático Progresista en el poder camuflaron sus intereses financieros personales y organizacionales tras la máscara patriótica de asegurar la supervivencia de una sociedad China democrática en un Taiwán independiente. Durante años, Chen fue percibido como un valiente David que luchaba contra el comunista Goliat, lo que atrajo a muchos admiradores de todo el mundo (entre los que me contaba yo en un momento dado.)

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/VIjQnB6/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.