John Overmyer

La derecha dura se suaviza

PARÍS – La paradoja central de la política francesa quedó confirmada una vez más el 27 de marzo. En una votación nacional para elegir autoridades locales (el llamado Consejal General), el Frente Nacional de extrema derecha ganó el 11% de los votos emitidos, pero se aseguró sólo el 0,1% de las bancas.

Esta discrepancia entre la fuerza popular del Frente Nacional y su representación real ha sido una característica permanente de la política francesa desde que Jean-Marie Le Pen fundó el partido hace 40 años. Pero Le Pen fue reemplazado en enero por su no menos carismática hija, Marine. Y, con ese cambio, el destino del Frente también podría estar cambiando.

La escasa cantidad de funcionarios electos del Frente refleja la estrategia perseguida por sus dos principales adversarios, el Partido Socialista y la Unión por un Movimiento Popular (UMP, antes el partido gaullista) de Nicolas Sarkozy, que esencialmente se repartieron todos los puestos electos a nivel nacional y local desde los años 1980. Para preservar su dominio compartido, más o menos acordaron la estrategia de un “Frente Republicano” destinada a excluir al Frente Nacional en la segunda ronda de todas las elecciones.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/JIM1YT0/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.