El Tribunal de la Haya visto desde Belgrado

BELGRADO: Los sondeos de opinión en Serbia muestran que la gran mayoría de la población cree que el Tribunal Criminal Internacional para la ex-Yugoslavia es un instrumento político para golpear a los serbios. Por ello, se oponen a la extradición de los acusados –incluyendo al ex-presidente Milosevic—al Tribunal de la Haya. Cuando la fiscal en jefe del Tribunal, Carla del Ponte, llegue a Belgrado este martes, la bienvenida no será cálida.

Los políticos democráticos en todas partes buscan el apoyo de los lobbies étnicos. Para ganar el voto cubano en Florida, los políticos estadounidenses se muestran duros con Castro; para obtener los sufragios de los judíos en Nueva York, son blandos con Israel. Al mismo tiempo que llevan a cabo este juego, los encargados de la política en los Estados Unidos (tanto demócratas como republicanos) exigen que Vojislav Kostunica, Presidente de Yugoslavia, coopere incondicionalmente con el Tribunal de la Haya.

Sin embargo, Kostunica es un político sensible. Sabe que, aunque el lobby serbio es débil en Estados Unidos, en Serbia es todopoderoso. Tomando muy en cuenta el sentir de sus electores, Kostunica ha criticado al Tribunal y expresado sus reservas sobre la posibilidad de recibir a la Sra. del Ponte.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/HcjkvWf/es;