0

El crecimiento se torna verde

NAIROBI – La cumbre del G-20 en Toronto ofrece la oportunidad de hacer un análisis extenso y laborioso de cómo las inversiones verdes están favoreciendo la recuperación económica y el crecimiento del empleo en muchos países, al mismo tiempo que generan réditos ambientales, inclusive en materia de cambio climático.

China, que canalizó aproximadamente un tercio de su paquete de estímulo a los sectores medioambientales, ha registrado un incremento marcado de su PBI, y el empleo en energías renovables como la solar ha subido a más de 1,5 millón de personas -solamente en 2009 se incorporaron 300.000 trabajadores.

La tasa de desempleo de España es alta, pero sin duda lo sería mucho más sin su política destinada a fomentar la energía eólica y otros sectores de tecnologías limpias, en los que se han creado medio millón de fuentes de trabajo.

Corea del Sur ha invertido muy por encima del 80% de su estímulo en áreas que van desde el transporte sustentable y los vehículos de bajas emisiones hasta los edificios eficientes en consumo de energía. Esto ahora se ha visto respaldado por un plan quinquenal de crecimiento verde destinado a reducir la dependencia del carbono al mismo tiempo que se genera 1,8 millón de empleos.