Los Guevaras verdes

"Bolivia es rica", me dijo una india tacana la semana pasada dentro del Parque Nacional de Madidi. Antes, en ese mismo día, habíamos visto cien monos capuchinos y monos ardillas bajar corriendo del dosel de la jungla amazónica y ahora estaban relajándose junto al lago Chalalán, mientras su primo, un chamán, bendecía hojas de coca, al tiempo que comenzaba el toque de tambores y la danza tradicionales del atardecer.

Estamos en Chalalan Lodge, unas instalaciones de ecoturismo y de propiedad y gestión totalmente indias mediante las cuales unas cien familias indígenas se han librado de la pobreza, al tiempo que creaban beneficios que ascienden a medio millón de dólares al año para la economía boliviana. Es una más de entre docenas de operaciones similares –desde las mayores salinas del mundo en el Sur hasta el lago Titicaca en el Oeste y los humedales del Pantanal al Este- que combinan el crecimiento económico con la conservación. Parece improbable que semejantes empresas existan en Bolivia, democracia frágil y el país más pobre del hemisferio junto a Haití.

Al acercarse las elecciones presidenciales que se celebrarán el 18 de diciembre, los favoritos de los sondeos no podrían parecen más diferentes entre sí. El primero es Evo Morales, un indio aimara que se presenta bajo el estandarte del Movimiento hacia el Socialismo, al que a veces se considera como una reencarnación del Che Guevara. Tras "Evo" va Jorge "Tuto" Quiroga, millonario ex ejecutivo de IBM perteneciente a la selecta minoría boliviana descendiente de europeos; es un estrecho aliado del Partido Republicano de los Estados Unidos y está casado con una rubia texana llamada Ginger.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/k9KHXfS/es;