Dean Rohrer

La crisis griega y más allá

NUEVA YORK – A medida que los líderes de la zona euro se enfrentan a una creciente incertidumbre en los mercados financieros sobre las finanzas públicas de Grecia y otros Estados miembros, sus declaraciones, aunque un poco vagas, ponen de relieve una cuestión mucho más amplia, que obligará a las empresas e inversionistas a cuestionar sus supuestos sobre el ambiente económico, financiero y político de Europa.

Primero, obviemos un poderoso mito emergente. Los problemas de Grecia han alentado a algunos a preguntarse abiertamente si la zona euro podrá superar sus crecientes desequilibrios internos. Sin embargo, tales dudas ignoran los factores políticos y culturales que respaldan el profundo compromiso europeo para preservar la unión monetaria.

El euro se creó en parte para reforzar la eficiencia del mercado interior y evitar la volatilidad de la moneda. No obstante, también es el producto de una convicción profundamente arraigada de que las instituciones transnacionales y la interdependencia económica han contribuido a establecer y mantener la paz en el continente en las últimas seis décadas. En un mundo de instituciones multilaterales débiles –incluido el G-20 acosado por considerables diferencias de opinión sobre cuestiones básicas- es más importante que nunca que los gobiernos de la zona euro fortalezcan su influencia colectiva en un ambiente global incierto, sin precedentes y competitivo.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/Ou1pZzX/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.