0

La gran esperanza del hidrógeno

Rhinecliff, Nueva York - En la novela de Julio Verne La isla misteriosa , publicada en 1874, Cyrus Harding, el ingeniero/héroe del libro, declara que ampquot;el agua algún día será utilizada como combustible, que el hidrógeno y el oxígeno que la conforman, utilizados por separado o en conjunto, proporcionarán una fuente inagotable de calor y luzampquot;. El agua, anuncia Harding, se descompondría ampquot;sin duda mediante la electricidadampquot; en hidrógeno y oxígeno.

Muchas de las reflexiones de Verne aún permanecen en el terreno de la fantasía, pero en lo que concierne al hidrógeno, ha dado en la tecla. Hoy, varios cientos de prototipos propulsados por hidrógeno de autos, micros, furgones y furgonetas, una que otra motocicleta, algunos scooters, vehículos utilitarios (entre ellos, muchas carretillas elevadoras) y hasta un par de tractores agrícolas ya están en funcionamiento. Hace dos años, el Parlamento Europeo en Estrasburgo sancionó abrumadoramente una declaración en la que se instaba a una economía verde sustentada en el hidrógeno.

Se están desarrollando proyectos basados en hidrógeno en Norteamérica, Europa, Japón, Corea, Australia, Sudamérica y, de manera embrional, en China e India. La mayor parte de los vehículos propulsados a hidrógeno están alimentados por celdas de combustible, pero tanto BMW como Mazda ya convirtieron motores de gasolina a combustible de hidrógeno (los fantásticos V-12 en el caso de BMW; los motores rotatorios, en el de Mazda).

De hecho, fabricantes importantes como Toyota, Honda, Daimler, General Motors y Hyundai/Kia ya están inmersos en planes para una producción comercial de autos alimentados por celdas de combustible de hidrógeno. Honda dio a conocer una línea de montaje de prototipos de autos alimentados por celdas de combustible el año pasado; Daimler ya lanzó uno este año; Hyundai/Kia planea tener uno para 2012, y Toyota, probablemente el mayor jugador, para 2015, con pequeñas producciones en un principio, de a miles más tarde, y aumentando marcadamente desde entonces.