Paul Lachine

La gran esperanza del hidrógeno

Rhinecliff, Nueva York - En la novela de Julio Verne La isla misteriosa , publicada en 1874, Cyrus Harding, el ingeniero/héroe del libro, declara que ampquot;el agua algún día será utilizada como combustible, que el hidrógeno y el oxígeno que la conforman, utilizados por separado o en conjunto, proporcionarán una fuente inagotable de calor y luzampquot;. El agua, anuncia Harding, se descompondría ampquot;sin duda mediante la electricidadampquot; en hidrógeno y oxígeno.

Muchas de las reflexiones de Verne aún permanecen en el terreno de la fantasía, pero en lo que concierne al hidrógeno, ha dado en la tecla. Hoy, varios cientos de prototipos propulsados por hidrógeno de autos, micros, furgones y furgonetas, una que otra motocicleta, algunos scooters, vehículos utilitarios (entre ellos, muchas carretillas elevadoras) y hasta un par de tractores agrícolas ya están en funcionamiento. Hace dos años, el Parlamento Europeo en Estrasburgo sancionó abrumadoramente una declaración en la que se instaba a una economía verde sustentada en el hidrógeno.

Se están desarrollando proyectos basados en hidrógeno en Norteamérica, Europa, Japón, Corea, Australia, Sudamérica y, de manera embrional, en China e India. La mayor parte de los vehículos propulsados a hidrógeno están alimentados por celdas de combustible, pero tanto BMW como Mazda ya convirtieron motores de gasolina a combustible de hidrógeno (los fantásticos V-12 en el caso de BMW; los motores rotatorios, en el de Mazda).

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/dNYYxdS/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.