1

La caza mundial de gangas

TOKYO – Pocas elecciones recientes han concitado la atención mundial como las celebradas el 17 de junio en Grecia. Ahora, que el partido de centro derecha Nueva Democracia, que obtuvo el mayor número de votos, ha formado un gobierno de coalición con el de centro izquierda PASOK y el de Izquierda Democrática, la cuestión decisiva para el gobierno del Primer Ministro Antonio Samaras es si puede aplicar las medidas de austeridad acordadas con los socios de Grecia en la zona del euro a cambio de un apoyo continuo del Fondo Monetario Internacional y la Unión Europea.

La situación sigue siendo peligrosa… y no sólo para Grecia. España e Italia afrontan la amortización de los bonos estatales, que ascienden a 13.200 millones de euros (16.500 millones de dólares) y 17.000 millones de euros, respectivamente, en julio, y las amortizaciones continuarán todos los meses posteriores como un maremoto imparable, lo que garantizará una agitación continua en Europa y fuera de ella.

Dada la amenaza mundial representada por la crisis bancaria y de deuda soberana, en la reciente cumbre del G-20 celebrada en Los Cabos (México) las medidas para fortalecer el sistema bancario y fomentar la integración fiscal cobraron cierto impulso. En la declaración final de la cumbre se declaró que los países con finanzas boyantes están dispuestos a brindar un estímulo económico, si se debilita el crecimiento.

Un resultado de ese compromiso es el de que las promesas de contribuciones para aumentar los fondos del FMI han alcanzado la cifra de 456.000 millones de dólares. Dichas promesas se suman a los 430.000 millones de dólares de incremento de los fondos del FMI anunciado en abril, por lo que el Fondo ha de tener un arsenal financiero para actuar en cualquier crisis, es decir, si se materializa el dinero prometido en la cumbre del G-20.