Las Grandiosas Ilusiones

Los políticos son a menudo acusados de prometer lo que no puede cumplirse. En Argentina, los economistas le vendieron a los políticos dos sueños que no podían volverse realidad. Su falla hundió al país en la crisis política y financiera más profunda que haya tenido en décadas. El presidente Fernando de la Rúa perdió su puesto por disturbios que dejaron 29 muertos. Los ciudadanos, al enfrentarse a salarios no pagados, a cuentas bancarias congeladas y a un desempleo del 20%, están sufriendo las consecuencias de dos grandiosas ilusiones económicas.

La primera de ellas se relacionaba con los supuestos poderes de restauración de un consejo monetario. Llamémosle la ilusión de la varita mágica . Cuando en 1991 Argentina fijó el peso al dólar e impidió que su banco central imprimiera pesos libremente, el mundo le aplaudió, y con razón. La nueva política terminó con décadas de alta inflación y libertinaje monetario. Pero el consejo monetario no era sólo un sistema monetario, también era una estrategia de reforma. Ese exceso fue el inicio del desmoronamiento de Argentina.

El país no había realizado una reforma con anterioridad -esa era la teoría- porque no la había necesitado. Si los sindicatos presionaban para incrementar los salarios demasiado, una devaluación resolvería el problema; si los gobiernos provinciales gastaban un poco de más, una rápida emisión de pesos salvaría el día. La inflación era el aceite que mantenía andando los engranes de la política argentina.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/qmoBvku/es;