0

Los fantasmas de la historia en el Este de Asia

Este año marca el centenario de la Guerra ruso-japonesa de 1905, y el 15 de agosto varios países conmemorarán el sexagésimo aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial en el Pacífico. Por supuesto, ya no existe el dominio militar de Japón en el este de Asia, que comenzó con la Guerra Ruso-japonesa y llevó a la Segunda Guerra Mundial. Los fantasmas de esta historia todavía recorren el Este de Asia, donde cada país intenta encontrar maneras de enfrentar el pasado.

China es el punto de referencia. A lo largo de los siglos, Japón y China se han turnado el dominio del este de Asia, y ambos buscan hoy afirmar su hegemonía regional. Históricamente, la Península de Corea fue el escenario de esta rivalidad, pero, en momentos que Corea del Norte y Corea del Sur parecen estar haciendo las paces, Corea del Sur también está reclamando influencia en la región.

El resentimiento sobre las heridas del pasado refuerza todas estas aspiraciones encontradas. Durante su visita a EE.UU. en junio, el Presidente surcoreano Roh Moo Hyun dijo al Presidente Bush que China había invadido Corea más de 100 veces en su historia. Sus comentarios causaron revuelo en China, que se ve a si misma como una víctima de invasiones (siendo la de los japoneses la más humillante) y ha olvidado su propio historial de ataques a sus vecinos.

Roh también critica abiertamente a Japón por la cobardía de no enfrentar sus propios crímenes de guerra, y plantea que no merece un lugar en el Consejo de Seguridad de la ONU. Japón ocupó Corea por largo tiempo, y durante la Segunda Guerra Mundial los coreanos fueron obligados a unirse al Ejército Imperial Japonés, una situación similar a la de Taiwán. Sin embargo, mientras la lucha entre Japón y China por la dominación de Corea fue el punto central del drama del este de Asia, Taiwán fue un escenario secundario, un mero puesto de avanzada a los ojos de la Dinastía Imperial Qing, en tanto que Corea era un vasallo que pagaba tributo a China.