Paradojas A La Izquierda


La muerte de Augusto Pinochet, el ex dictador chileno, bien puede servir para marcar el final del año en que la izquierda latinoamericana ha vuelto a brillar, algo que la resonante reelección de Hugo Chávez en Venezuela no hace más que subrayar. Pero el miedo a la izquierda que campeaba en los años de Pinochet casi ha desaparecido de la región.
La izquierda ganó terrenos que nunca había pisado. Pese a que las victorias de Felipe Calderón en México, de Álvaro Uribe en Colombia y de Alan García en Perú detuvieron el tsunami de victorias socialistas, el resultado es ampliamente favorable a esta tendencia. Chávez ya no es un populista solitario. Lo acompañan, en la región andina, dos clones que van a ensayar sus recetas: Evo Morales en Bolivia y Rafael Correa en Ecuador. En el resto del continente la otra izquierda –la confiable para Wall Street- no se sumará a las actitudes caricaturescas de Chávez pero tampoco a una cruzada para incomodarlo.
Pero esta izquierda no es radical. El regreso desde las tinieblas de Daniel Ortega en Nicaragua y de Alan García en Perú, dos de los más macartizados enemigos de la política exterior de Estados Unidos en los ochenta, es muy elocuente. Ortega triunfó en alianza con el somocismo. García derrotó a Ollanta Humala, quien presumiblemente se habría unido a la corriente chavista.
La tranquilidad de la derecha no es fruto de la desaparición del anticomunismo ni significa que Estados Unidos renunció a sus intenciones hegemónicas. Se explica porque esta izquierda no es izquierda. Mira el crecimiento, la disciplina fiscal y la competitividad con pragmatismo y no como banderas ideológicas. Sus propuestas económicas no son las que determinan su carácter: se siente a gusto con políticas como las que siguieron Luis Ignacio Lula Da Silva en su primer cuatrienio en Brasil o las de los presidentes socialistas Ricardo Lagos y Michele Bachelet en Chile. No son los tiempos para rechazar aplausos de los grandes empresarios ni de cosecharlos con discursos contra el FMI.
Lo que marca la frontera entre la izquierda y la derecha es la posición frente asuntos políticos. La modernización de las legislaciones para quitarle obstáculos a las nuevas tendencias de comportamiento social: los derechos de las parejas de mismo sexo, la libertad religiosa, el aborto, y la igualdad del hombre y la mujer en el trabajo, por ejemplo. Estos asuntos han subido en importancia y prioridad en el debate público y propician un enfrentamiento entre las fuerzas políticas que acaban de llegar al gobierno, y sus conservadoras oposiciones.
La política exterior también es emblemática. La izquierda latinoamericana no comparte la visión del mundo de George W. Bush. En asuntos globales, no acompañó a la Casa Blanca en la guerra de Irak, ni tolera su desdén por el multilateralismo ni está dispuesta a enfilarse en la cruzada mundial antiterrorista. En la esfera continental no acompañó el área de libre comercio de las Américas (ALCA) y en general quiere unas relaciones con Estados Unidos con espacios para promover iniciativas propias. En cambio, a gobernantes de derecha como Álvaro Uribe en Colombia no les molesta hablar de una relación especial con Bush, ni acompañar su discurso de política exterior.
Todo indica que esta izquierda es más política que económica. Y de allí van a surgir sus mayores desafíos. Un exceso de complacencia con el crecimiento y los equilibrios macroeconómicos pueden generar frustración entre los electores que buscaron mejores condiciones de vida al llevar al poder a la social democracia. La educación –su calidad, más que la cobertura- fue un gran tema en las elecciones de Chile. El debate sobre la distribución y sobre la capacidad del crecimiento para reducir la pobreza se está haciendo cada vez más importante. Si la nueva izquierda no sabe responder a estas inquietudes se puede quedar sin respuestas para las preguntas más relevantes del momento.
En lo político también hay retos. Hay otra paradoja en este proceso: los triunfos electorales de la izquierda son una manifestación de madurez democrática. Y sin embargo, más allá del hecho de que los gobernantes se escojan por voto popular, hay preocupantes signos de debilidad en la institucionalidad democrática. Los mandatarios se reeligen en forma demasiado fácil –Uribe, Lula, Chávez, Ortega, García- con sus consecuentes concentración del poder y limitaciones para el surgimiento de nuevos liderazgos. Se hacen constituyentes para consolidar el control del escenario político, más que como instrumentos para redactar mejores normas. Los militares todavía ejercen influencia política en Chile, Ecuador, Venezuela y Colombia. Los sistemas electorales son precarios hasta el punto de generar situaciones patéticas como la de México con sus 'dos presidentes'. Los partidos pierden terreno frente a las aventuras caudillistas como López Obrador en México y Hugo Chávez en Venezuela, y los Congresos concentran la antipatía de la opinión pública.
La nueva izquierda tiene que responder a difíciles preguntas sobre el futuro de la democracia. Lo cual redondea la gran paradoja de los triunfos electorales de la izquierda en América Latina. Los votantes optaron por ella con ilusiones, en materia económica, que no serán prioridad de los gobiernos. Y lograron victorias históricas gracias a una democracia cuya supervivencia no está asegurada.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/5jcB1Nh/es;
  1. Patrick Kovarik/Getty Images

    The Summit of Climate Hopes

    Presidents, prime ministers, and policymakers gather in Paris today for the One Planet Summit. But with no senior US representative attending, is the 2015 Paris climate agreement still viable?

  2. Trump greets his supporters The Washington Post/Getty Images

    Populist Plutocracy and the Future of America

    • In the first year of his presidency, Donald Trump has consistently sold out the blue-collar, socially conservative whites who brought him to power, while pursuing policies to enrich his fellow plutocrats. 

    • Sooner or later, Trump's core supporters will wake up to this fact, so it is worth asking how far he might go to keep them on his side.
  3. Agents are bidding on at the auction of Leonardo da Vinci's 'Salvator Mundi' Eduardo Munoz Alvarez/Getty Images

    The Man Who Didn’t Save the World

    A Saudi prince has been revealed to be the buyer of Leonardo da Vinci's "Salvator Mundi," for which he spent $450.3 million. Had he given the money to the poor, as the subject of the painting instructed another rich man, he could have restored eyesight to nine million people, or enabled 13 million families to grow 50% more food.

  4.  An inside view of the 'AknRobotics' Anadolu Agency/Getty Images

    Two Myths About Automation

    While many people believe that technological progress and job destruction are accelerating dramatically, there is no evidence of either trend. In reality, total factor productivity, the best summary measure of the pace of technical change, has been stagnating since 2005 in the US and across the advanced-country world.

  5. A student shows a combo pictures of three dictators, Austrian born Hitler, Castro and Stalin with Viktor Orban Attila Kisbenedek/Getty Images

    The Hungarian Government’s Failed Campaign of Lies

    The Hungarian government has released the results of its "national consultation" on what it calls the "Soros Plan" to flood the country with Muslim migrants and refugees. But no such plan exists, only a taxpayer-funded propaganda campaign to help a corrupt administration deflect attention from its failure to fulfill Hungarians’ aspirations.

  6. Project Syndicate

    DEBATE: Should the Eurozone Impose Fiscal Union?

    French President Emmanuel Macron wants European leaders to appoint a eurozone finance minister as a way to ensure the single currency's long-term viability. But would it work, and, more fundamentally, is it necessary?

  7. The Year Ahead 2018

    The world’s leading thinkers and policymakers examine what’s come apart in the past year, and anticipate what will define the year ahead.

    Order now