0

Los gestos vanos de G-20

CAMBRIDGE – Los veinte ministros de Hacienda y veinte banqueros centrales más importantes del mundo acudieron a Washington este mes desde todas las partes del planeta para conseguir –como era de prever– absolutamente nada.

El tema de la reciente reunión del G-20 fue “los desequilibrios mundiales”. Según el comunicado publicado por el grupo, la reunión se centró en la creación de un mecanismo para saber qué países del G-20 tienen “desequilibrios grandes y persistentes” y por qué. Esa delicada tarea analítica fue encomendada al Fondo Monetario Internacional, que ha de concluir su labor antes de la próxima reunión de los ministros, que se celebrará en octubre.

No hace falta un equipo de economistas del FMI precisamente para responder esas preguntas. Cualquiera que haya seguido un primer curso universitario de Economía no tendría dificultad para saber cuáles son los países con mayores superávits y déficits comerciales. Los Estados Unidos se llevan la palma con un déficit comercial de más de 650.000 millones de dólares en los doce últimos meses. Ningún otro país se acerca lo suficiente para recibir el segundo premio.

El indicador, más amplio, de la cuenta corriente (que comprende también el comercio de servicios y los ingresos netos resultantes de inversiones) confirma el destacado papel de los Estados Unidos: su déficit exterior asciende a casi 500.000 millones de dólares. Ningún otro país tiene más de 100.000 millones de dólares de déficit por cuenta corriente.