Latinoamérica y el chavismo sin Chávez

CARACAS – En Venezuela, el chavismo perdió la hegemonía. No importa que aún conserve el control del parlamento, 17 gobernaciones y todo el manejo de los poderes sometidos al Ejecutivo, incluyendo la Justicia. No importa tampoco que Nicolás Maduro haya asumido estos días la presidencia. Porque la ajustadísima y discutida victoria de Maduro en las elecciones presidenciales es una señal incontrastable de que algo profundo está ocurriendo en el país de Chávez. Crisis que afecta fuertemente a América Latina: un chavismo disminuido es mala noticia para el eje populista de la región.

Por primera vez en una elección presidencial, Venezuela queda dividida en dos mitades casi exactas, lo que admite muchas lecturas de cara al porvenir. La primera es que el chavismo sin Chávez empezó mal: puso en jaque no sólo la hegemonía dogmática impuesta por el líder, sino la propia supervivencia de su movimiento, tal como se lo conoció hasta ahora.

Entre las elecciones del 7 de octubre próximo pasado y las de este 14 de abril, con igual participación de electores, el chavismo perdió casi 700 mil sufragios. Los mismos que ganó la Unidad Democrática de Henrique Capriles. Un fenomenal viraje que muchos –incluso en el chavismo– atribuyen a que “Maduro no es Chávez”. Toda una definición.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/47N7UXI/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.