La línea del frente de la democracia

BENGASI – Esta semana, me trasladé a Bengasi para reunirme con el Consejo Nacional de Transición (CNT) de Libia, visita coordinada con la Alta Representante de la Unión Europea, Catherine Ashton, y los aliados de la OTAN. He sido el primer ministro de Asuntos Exteriores occidental que ha viajado a Libia desde que comenzó la crisis. Lo que vi me recordó a mi país hace veinte años, justo después de las primeras elecciones libres de Polonia, que, junto con la caída del Muro de Berlín apenas seis meses después, llegaron a simbolizar el fin de la Guerra Fría.

Los pueblos en transición a partir de un gobierno autoritario –de forma pacífica en Polonia en 1989 y sangrienta en Libia hoy– se debaten ante decisiones que determinan su destino durante decenios. ¿Cómo se debe tratar a los peores malhechores y a la policía de seguridad, con sus insidiosos archivos, del régimen anterior? ¿Se debe prohibir el antiguo partido gobernante? ¿Cómo se puede asegurar el control democrático y civil del ejército y la policía? ¿Qué papel debe desempeñar la religión en los asuntos públicos? ¿Debe la Constitución establecer un sistema presidencialista o uno parlamentario?

El antiguo mundo comunista eligió entre esas opciones hace veinte años, pero en Polonia, Hungría y Checoslovaquia, en los Estados bálticos, en toda la antigua Unión Soviética, en el Asia central y en la Alemania oriental se eligieron opciones muy diferentes, para bien o para mal. Los resultados constituyen una decisiva base de datos de la experiencia. Así, los reformadores árabes de hoy pueden aprovechar nuestros éxitos y evitar nuestros errores.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/Ywyv0W5/es;