0

Los franceses no parecen comprenderlo

CAMBRIDGE - El Gobierno francés no parece entender las implicaciones reales del euro, la moneda única que Francia comparte con otros 16 países de la Unión Europea.

Los funcionarios franceses han reaccionado ahora a la perspectiva de una rebaja de la calificación de crédito arremetiendo contra Gran Bretaña. El jefe del banco central, Christian Noyer, ha argumentado que las agencias de calificación deberían comenzar por degradar a Gran Bretaña. El ministro de Hacienda, Francois Baroin, declaró hace poco que, "En términos económicos, mejor ser francés que británico en la actualidad". Incluso el primer ministro francés, Francois Fillar, señaló que Gran Bretaña tenía una deuda más elevada y un mayor déficit que Francia.

Al parecer los funcionarios franceses no reconocen la importancia del hecho de que Gran Bretaña esté fuera de la eurozona, y por lo tanto tenga su propia moneda, lo que significa que no hay riesgo de que no pague su deuda. Cuando venzan los intereses y el principal de la deuda del gobierno británico, siempre puede imprimir libras adicionales para cumplir con esas obligaciones. Por el contrario, el gobierno francés y el Banco de Francia no pueden crear euros.

Si los inversionistas no están dispuestos a financiar el déficit presupuestario francés -es decir, si Francia no puede pedir prestado para financiar el déficit- el país se verá obligado al impago. Por eso el mercado trata a los bonos franceses como de mayor riesgo y exige una mayor tasa de interés, a pesar de que el déficit presupuestario de Francia es el 5,8% de su PIB, mientras que el de Gran Bretaña es de 8,8% del PIB.