Paul Lachine

El callejón sin salida francés

PARÍS – Cuando falta poco para que se celebren las elecciones presidenciales en Francia, este país está acercándose a una situación límite. Durante tres decenios, con gobiernos tanto de derechas como de izquierdas, el país ha perseguido los mismos fines incompatibles, si no contradictorios. Como la crisis de la deuda soberana está empujando los bancos franceses –y, por tanto, la economía francesa– contra la pared, algo habrá que hacer y pronto.

Cuando llegue la hora de la verdad –casi con toda seguridad un año o dos después de las elecciones–, causará un cambio radical y doloroso, tal vez más incluso que el golpe de Estado de Charles de Gaulle, que condujo al establecimiento de la Quinta República en 1958.

La mayoría de los políticos y los burócratas franceses consideran alarmistas esas ideas. Al fin y al cabo, ¿acaso no son peores en los Estados Unidos y Gran Bretaña indicadores como la tasa de endeudamiento o el déficit presupuestario? De hecho, la situación de Francia podría parecer comparable a la de los “anglosajones”, de no ser por el querido cielito de la clase política francesa: el euro.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/9NTk8De/es;