0

Las opciones imperfectas en Darfur

La tan buscada fuerza de paz conjunta para Darfur, que combinaría la fuerza existente de 7.000 hombres de la Unión Africana con unos 20.000 miembros militares y civiles adicionales bajo órdenes de la ONU, ya ha sido aprobada. Pero todavía existen varios obstáculos en el camino, lo que torna muy difícil que la misión conjunta de la UA y la ONU traiga aparejada una solución pacífica al conflicto de Darfur.

Aunque el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, presionó al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para que actuara de manera diligente y autorizara la fuerza conjunta propuesta, los gobiernos miembro siguen estancados respecto de cuál debería ser su mandato. Con el aliento del gobierno de Sudán, China y Rusia hasta ahora han bloqueado una resolución patrocinada por Gran Bretaña y Francia que le permitiría a la fuerza híbrida propuesta “utilizar todos los medios necesarios” para proteger a los trabajadores humanitarios y otros civiles. El embajador de la ONU en Sudán ha exigido un borrador cuyo lenguaje sea “más amigable con Sudán”.

Es más, los analistas de la ONU estiman que la mayor parte de las tropas adicionales no llegarán a Darfur hasta principios del año próximo. La fase precedente sólo contempla proporcionarle a la fuerza de la UA existente apoyo logístico de países no africanos, como ingenieros de China.

El ministro de Relaciones Exteriores francés, Bernard Kouchner, instó a la fusión de estas dos fases para acelerar el proceso, lo cual requeriría fondos sustanciales para asegurar y desplegar las fuerzas de paz adicionales de la ONU. Según Jean-Marie Guehenno, jefe de las operaciones de paz de la ONU, cualquier fuerza híbrida debe ser “robusta” por la situación “muy apremiante” de Darfur. El borrador de la resolución británico-francesa ofrecería un techo autorizado de 19.555 tropas militares y 6.400 oficiales de policía, con un costo estimado de más de 2.000 millones de dólares durante su primer año.