0

El huracán financiero azota a América latina

LOS ANGELES – Hace unas semanas, el mundo estaba al borde del desastre. Afortunadamente, las acciones decisivas tomadas por las autoridades monetarias de los países avanzados –entre ellas, la provisión de cantidades de liquidez sin precedentes- impidieron una crisis financiera total. El mundo evitó la “argentinización” del sistema financiero internacional.

Lo que no se evitó es una recesión que será profunda, prolongada y global. En los meses venideros, prácticamente toda región en el mundo experimentará una desaceleración económica, con una merma de las exportaciones y un incremento del desempleo.

Los acontecimientos recientes echaron por tierra el concepto de que los países emergentes se habían “desacoplado” de las economías avanzadas. Los hechos demostraron todo lo contrario. La mayoría de las economías emergentes siguen siendo frágiles y están afectadas por lo que sucede en los países avanzados. Los efectos de esta recesión serán particularmente severos en América latina.

Brasil y México fueron los más afectados hasta el momento, al punto de que el valor de sus empresas cayó aproximadamente el 50%. La situación en estos países es tan seria que hace unos días Estados Unidos les otorgó un crédito de hasta 60.000 millones de dólares.