La tentación de Greenspan

WASHINGTON, DC – Los redactores de la Constitución de Estados Unidos tuvieron que tomar una decisión fundamental: ¿Debían concentrar el poder en las manos de una persona o diseñar un sistema político en el cual la influencia sobre la toma de decisiones fuese más difusa? Un ejemplo similar enfrenta ahora el presidente de EE. UU., Barack Obama, para seleccionar al sucesor de Ben Bernanke como presidente de la Junta de Gobernadores del Sistema de la Reserva Federal.

El legado de Bernanke es decididamente dispar, pero su característica más atractiva es la ética de cooperación profesional y responsabilidad compartida que fomentó en la Fed. De hecho, una meta clave para su sucesor será consolidar ese enfoque como una nueva tradición institucional.

Sin embargo, una fuerte inclinación hacia un presidente todopoderoso de la Fed es aparente, tanto desde una lectura de la historia como de los globos de ensayo que la administración de Obama puso recientemente a flotar. La Junta de la Reserva Federal está compuesta por 7 gobernadores; pero, durante la mayor parte de su historia, ha operado a la sombra de sus presidentes, tres de los cuales (Marriner Eccles, William McChesney Martin, y, más recientemente, Alan Greenspan) ocuparon el cargo durante casi 20 años.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/aY1FKLQ/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.