Dean Rohrer

El fin del hambre y la desnutrición

ROMA – De vez en cuando sucede algo que puede tener un impacto fundamental en la humanidad pero pasa prácticamente desapercibido en su momento. Un evento de estas características sucedió este diciembre en Roma. El Consejo de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) decidió que su objetivo ya no debe ser simplemente reducir el hambre, sino directamente erradicar el hambre, la inseguridad alimentaria y la desnutrición. El siguiente paso será la confirmación de este cambio por la Conferencia de la FAO en junio de 2013, en la que participan todos los países miembros de la Organización.

Para muchos, este pequeño cambio de redacción puede parecer trivial. Los críticos también dirán que la adopción de una meta sin fijar una fecha para su logro es un gran sinsentido. Otros pueden decir incluso que la idea de erradicar el hambre no tiene sentido, ya que no tenemos los medios para hacerlo.

Durante los últimos 12 años, el Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM) de reducir a la mitad el hambre para el año 2015 ha sido el principal motor de la reducción del hambre. La proporción de personas hambrientas en los países en desarrollo ha disminuido de manera significativa, del 23,2 por ciento en 1990-92 al 14,9 por ciento actual. Sin embargo, este descenso se debe más a un aumento de la población mundial que a la ligera reducción en el número real de personas hambrientas, desde aproximadamente 980 millones a 852 millones en la actualidad.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/6tkFCKO/es;