Cómo equilibrar a los tecnócratas

ESTAMBUL – Una visión simplista (en realidad, ingenua) de los mercados es que dichos mercados existen casi en un “estado natural”, y que el mejor de los mundos es uno en el que dichos mercados estén libres para operar sin interferencia del gobierno. Una visión igualmente simplista de la democracia es que es un sistema político en el que se celebran contiendas electorales periódicas que dan al ganador el derecho a gobernar sin restricción.

Por supuesto que la realidad es mucho más compleja. Los mercados sólo pueden funcionar dentro de un marco institucional y legal que incluye leyes y normas sobre derechos de propiedad, cumplimiento de contratos, controles de calidad e información, y muchas otras normas que regulan las transacciones.

Del mismo modo, mientras que las contiendas electorales son esenciales para cualquier sistema democrático, una actitud hacia los resultados electorales en la que el “ganador se lleva todo” y concentra el poder, es incompatible con la democracia en el largo plazo. Las democracias que funcionan bien están insertas en complejas leyes constitucionales y en otras leyes que separan los poderes ejecutivos, legislativos y judiciales, y que protegen las libertades de expresión, reunión y de disidencia pacífica por parte de quienes pierden las elecciones.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/QIL2Rz7/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.