Cinco años de no reforma financiera

STANFORD – Cinco años después que el colapso de Lehman Brothers desató la mayor crisis financiera global desde la Gran Depresión, sectores bancarios sobredimensionados han hecho añicos las economías de Irlanda, Islandia y Chipre. Los bancos en Italia, España y otras partes no están prestando lo suficiente. El auge del crédito en China se está convirtiendo en un fiasco. En resumen, el sistema financiero mundial sigue siendo peligroso y disfuncional.

Peor aún, a pesar de años de debate, no se ha alcanzado un consenso sobre la naturaleza de los problemas del sistema financiero -mucho menos sobre cómo solucionarlos-. Y eso parece reflejar el poder político de los bancos.

Por ejemplo, Vince Cable, el secretario de negocios del Reino Unido, recientemente acusó a los reguladores del Banco de Inglaterra -a quienes calificó de "talibanes del capital"- de frenar la recuperación económica del país al imponer reglas excesivas a los bancos. Cable parece creerles a los lobistas de los bancos cuando dicen que el préstamo y el crecimiento se verían afectados si se obligara a los bancos a "tener más capital".

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/0dWrayD/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.