0

El euro a los diez

PALO ALTO – El comienzo del año 2009 será recordado por mucho tiempo por las terribles noticias económicas y las polémicas políticas adoptadas en prácticamente todos los países. También marca el décimo aniversario del euro, la moneda común que ha permitido seguir uniendo los asuntos económicos y financieros de cientos de millones de europeos. Merece la pena hacer una pausa para conmemorar este notable acontecimiento y el efecto que ha tenido su existencia sobre la actual crisis global.

El euro se introdujo en enero de 1999 debido a un complejo conjunto de razones económicas, financieras, políticas e históricas. Fue el broche de oro del plan de varios líderes del periodo posterior a la Segunda Guerra Mundial para forjar vínculos económicos y políticos más estrechos, motivados por el recuerdo de dos horrendas guerras mundiales que se originaron en Europa y la consumieron en el medio siglo anterior.

Hace diez años había verdaderas inquietudes acerca de introducir la nueva moneda. ¿Abandonaría la gente sus viejas monedas nacionales para adoptar el nuevo euro? ¿Mantendría su valor frente al dólar? (Comenzó a un tipo de cambio de $1,18, para llegar a caer a $0,80, y alcanzar un pico de casi $1,60 en 2007-2008 antes de quedar en cerca de $1,30).

Cuando un grupo de monedas individuales es reemplazado por una sola moneda, como ocurrió con el marco alemán, el franco francés, la lira italiana, la peseta española y otras con el euro, hay dos beneficios principales: menores costes de transacción y una mayor transparencia.