El espejo vienés de la UE

Si un burócrata de la Unión Europea pudiera viajar a la Viena de fin de siècle, se sorprendería de cuánto se asemeja el Imperio de los Habsburgo con la UE de hoy en día. Al igual que la UE, Austria-Hungría fue un experimento de ingeniería supranacional compuesto por 51 millones de habitantes, 11 nacionalidades y 14 idiomas. Este microcosmos de Europa era gobernado por un Emperador-Rey de doble trono y dos parlamentos gemelos que representaban sus mitades austriaca y húngara, que tenían un alto grado de independencia.

El Imperio de los Habsburgo actuaba como una fuerza estabilizadora para sus pueblos y para Europa. Para sus grupos étnicos dispersos, jugaba el doble papel de árbitro y protector, pacificando las rivalidades indígenas y protegiendo a naciones de pequeño tamaño frente a estados predadores. También llenaba un vacío geopolítico en el corazón del continente, representando un contrapeso frente a Alemania y Rusia.

Mientras cumplió estas funciones, Austria era vista como una “necesidad europea”, un factor de equilibrio de nacionalidades y naciones para el que no había sustituto concebible. Sin embargo, a principios del siglo XX el imperio enfrentó dos problemas que sembraron dudas acerca de su capacidad de cumplir estas misiones.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/avNz495/es;