El giro de la UE en Afganistán

Se está acabando el tiempo para tener éxito en Afganistán. La cumbre de la OTAN que se llevará a cabo en Riga el 28 y 29 de noviembre puede ser la última oportunidad de sacar al país del despeñadero.

En octubre, la OTAN asumió la responsabilidad de proporcionar seguridad a toda la población de Afganistán. Si bien cerca de 8.000 de los 20.000 soldados estadounidenses desplegados en este país operan de manera independiente, el resto se ha unido a la iniciativa militar más ambiciosa en la historia de la OTAN, la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF).

Cada uno de los 26 aliados de la OTAN posee tropas en Afganistán, así como 11 otros países. Algunos, como Macedonia y Finlandia, pertenecen a la Asociación para la Paz, una iniciativa de la Alianza. Otros, como Australia y Corea del Sur, vienen de más lejos. Soldados de diferentes países se desempeñan casi como una sola unidad con objetivos comunes, métodos similares, equipos compatibles y habilidades complementarias. Medio siglo de colaboración, más una década de adaptación a las nuevas amenazas y exigencias, están rindiendo sus frutos.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/xokT6yr/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.