0

Las normas que rigen las suspensiones de pagos en la UE

BRUSELAS – La disparada deuda pública de Grecia está provocando una vez más la agitación en los mercados financieros de Europa, pero, ¿por qué habría de ser tan importante una suspensión de pagos de la deuda estatal de un pequeña economía periférica, que representa menos del tres por ciento del PIB de la zona del euro?

La respuesta es sencilla: la creación de todo el marco reglamentador del sistema financiero se basó en el supuesto de que la deuda de los Estados no entraña riesgo. Cualquier suspensión de pagos de la deuda soberana en Europa haría añicos esa piedra angular de la reglamentación financiera y, por tanto, tendría consecuencias profundas.

Resulta particularmente visible en el sector bancario. Las normas internacionalmente acordadas establecen que los bancos deben crear reservas de capital proporcionadas con los riesgos que corren cuando invierten los ahorros de sus depositantes, pero, cuando los bancos prestan a su Estado o son titulares de sus bonos, no están obligados a crear reservas suplementarias, porque se da por sentado que la deuda estatal no entraña riesgo. Al fin y al cabo, un gobierno siempre puede pagar con su propia divisa.

Sin embargo, ese principio sólo tiene sentido cuando un gobierno emite deuda en su propia divisa; sólo entonces su banco central puede acuñar moneda suficiente para pagar a sus acreedores. Antes de la introducción del euro, así era en todos los países avanzados.